Jóvenes

El Programa de Jóvenes es la totalidad de lo que se hace en el Movimiento Scout (las actividades), el cómo se hace (el Método Scout) y la razón por la que se hace (el propósito). Se ejecuta a través de una alianza entre jóvenes y adultos, teniendo en cuenta los intereses de los participantes, sus necesidades y sus habilidades.
 

El Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout ofrece un proceso progresivo de autoeducación y desarrollo personal para niñas, niños y jóvenes. Las actividades son múltiples y diferentes, pero todas se hacen con el mismo método y propósito compartido. Se realizan campamentos y actividades al aire libre, proyectos de servicio, formación vocacional, juegos, expediciones internacionales, desarrollo comunitario, actuación y canto, navegación y muchas más.
 

Con el fin de experimentar el programa de la mejor manera posible, los Scouts se organizan en diferentes ramas por edad.

Lobatos

6 a 10 años

Scouts

10 a 14 años

Caminantes

15 a 17 años

Rovers

18 a 25 años

Método Scout 

Es un sistema de autoeducación, de carácter no-formal y es parte clave del Movimiento Scout. El método está compuesto por siete elementos diferentes, que trabajan juntos para proveer un ambiente rico, activo y divertido de aprendizaje. El Método Scout incluye

La Promesa y la Ley Scout

La Ley Scout es un camino concreto y práctico para entender los valores del Movimiento Scout. La Promesa es un compromiso personal a dar lo mejor de sí mismo, para vivir acorde con esos valores, la cual se hace delante de un grupo de compañeros cuando se toma la decisión de ser parte del Movimiento. Estas son consideradas como un único elemento integrado ya que están estrechamente vinculadas

Marco Simbólico

En el Movimiento Scout, el marco simbólico es un conjunto de elementos que representan conceptos que el Movimiento Scout busca promover. El propósito del marco simbólico es construir en los jóvenes la capacidad de imaginación, aventura, creatividad e invención. Es el camino para hacer que las actividades sean coherentes y divertidas y para comprender los valores del Movimiento Scout.

Aprender haciendo

significa desarrollarse como resultado de la experimentación de primera mano en lugar de la instrucción teórica. Refleja la forma activa en la que se adquieren conocimientos, habilidades y actitudes e ilustra el enfoque práctico a la educación en el Movimiento Scout. ‘Aprender haciendo’ también permite que todos los miembros de la Patrulla o Equipo participen activamente y se apropien del proceso, con el apoyo de sus compañeros y adultos voluntarios.

El Sistema de Equipos (o Patrullas)

La Patrulla es la estructura básica de la organización del Movimiento Scout. Cada pequeño grupo, normalmente se compone por entre 6 y 8 miembros juveniles, la cual opera como un equipo, siendo uno de los miembros el que actúa como líder del mismo. Dentro de cada Patrulla o Equipo y de manera apropiada a sus capacidades, los Scouts organizan su vida en grupo, compartiendo responsabilidades, tomando decisiones, organizando, ejecutando y evaluando sus actividades.

La Progresión Personal

Tiene como propósito ayudar a cada individuo a involucrarse consciente y activamente en su propio desarrollo. Les permite progresar a su manera y a su propio ritmo, a ganar confianza y reconocimiento en el progreso alcanzado. El esquema progresivo (establece metas para cada grupo de edad), es la principal herramienta usada para apoyar este elemento del Método Scout.

Vida al aire libre

El entorno natural (bosques, llanuras, mar, montañas, desiertos, etc) proporciona un escenario ideal en el que el Método Scout puede aplicarse, para desarrollar el potencial físico, intelectual, emocional, social y espiritual. Involucra el desarrollo del contacto constructivo con la naturaleza utilizando todas las oportunidades únicas que provee el mundo natural.

Apoyo Adulto

El Movimiento Scout es un Movimiento de juvenil, en el que los jóvenes realizan actividades apoyadas por adultos. El papel de los adultos en el Movimiento Scout es ser dirigentes de actividades, educadores y facilitadores de grupo. En otras palabras, asegurarse que nuestros miembros realicen actividades significativas que promuevan el desarrollo individual del Scout así como el del grupo en su conjunto.